Mes: septiembre 2016

Colonias de verano en la RDA para niños de la RFA

(Traducción del artículo Als Westkind im Ostferienlager de la radiotelevisión pública MDR)

85616

Las colonias significan para los niños un verano sin preocupaciones, con hogueras y naturaleza, los primeros amores. En muchas colonias en el Mar Báltico, en Harz o en el bosque de Turingia (zonas del este) participaron también niños del oeste. Heidi Zeidler viajó en 1955 a la edad de 12 años por primera vez desde Nordrehin-Westfalen (RFA) a la RDA a unas colonias. Más tarde tomó una decisión que cambiaría su vida.

Niños del oeste en colonias de verano del este

Pasear por los bosques de Brandemburgo o bañarse en el Mar Báltico en Darß, hasta el día de hoy no hay para Heidi Zeidler nada más hermoso que pasar las vacaciones en la RDA. La ahora pensionista ojea su álbum de fotos y recuerda: en 1955, entonces ella tenía 12 años, viajó por primera vez del oeste al este, a las colonias en Bad Saarow. En aquella época ella vivía en Höxter, en Westfalia. Su padre y su madre eran altos cargos del Partido Comunista de Alemania (KPD) y tenían poco tiempo para irse de vacaciones con su hija.

“Debo decir que para mí fue una aventura enorme. Allí había de todo para los niños. Para beber había buenos refrescos que todavía hoy me gustan. No teníamos ningún miedo al contacto.”

Para Heidi Zeidler el tiempo que pasaba en la RDA consistía en convivir despreocupadamente con otros niños con los que entablaba amistad de manera “totalmente normal”. En su casa en el oeste la muchacha ya estaba involucrada en el trabajo del KPD, ayudaba repartiendo octavillas y colocando carteles electorales y también como mensajera o entregando periódicos. Pero no sólo los hijos de los comunistas viajaban a la RDA. La campaña de colonias “Frohe Ferien für alle Kinder” (Vacaciones felices para todos los niños), organizada por una asociación, caló, por lo general, bastante bien en el oeste.

 La campaña “Frohe Ferien für alle Kinder

Vacaciones gratuitas al otro lado del Telón de Acero, esta oferta fue atractiva en los años 50 para muchas familias de Alemania Occidental, explica el historiador Jens Niederhut. El aire en la Región del Ruhr es malo, una buena nutrición es aún difícil. Unas vacaciones en las que los niños se puedan recuperar es, por lo tanto, un aspecto importante del trabajo social. El 6 de mayo de 1954 los periódicos de la RDA publicaron un llamado a todos los padres de Alemania Occidental, con el que invitaban a los niños de la RFA a estancias vacacionales en la RDA. El precio era reducido, quien estaba necesitado no tenía que pagar nada. De esta manera, entre 1954 y 1960 fueron de la RFA a la RDA trenes especiales año tras año. En 1954 iban a bordo más de 20.000 niños. En 1955 viajaron casi 50.000 niños en estos trenes especiales al este.

Para la RDA esto fue un exitoso golpe propagandístico en la competición entre ambos sistemas. Se trataba de resolver las siguientes preguntas: ¿Qué país es más social? ¿Cuál hace más por sus niños? Además, en los años 50, los logros sociales de la RDA eran mejor vistos que las carencias en la sociedad de la RFA. Por supuesto, esto también tuvo un coste para la RDA; se gastaron 1,6 millones de marcos sólo para el transporte, el alojamiento y el cuidado de los niños occidentales en las colonias. Así de buenos fueron los alojamientos, la asistencia y los cuidados.

 En el punto de mira de la policía política de la RFA

El envío de niños no era ilegal, pero era una espina en el ojo para el gobierno federal y los gobiernos regionales de Alemania Occidental. El anticomunismo era el eje principal de la política de la RFA. Por tanto, se marginó y se criminalizó tanto la campaña de colonias como a sus activistas, los políticos alertaron de las “influencias comunistas en la educación” y describieron la campaña como “veneno para las almas de los niños”. Heidi Zeidler recuerda el llamado a la bandera diario, aparte de eso, los campamentos eran más bien apolíticos. Aunque muchos niños volvían a la RFA con la insignia deportiva de la FDJ o con el pañuelo de los pioneros, la oferta lúdica y deportiva dejaba en ellos una huella mayor.

“Allí no se daba ninguna charla política, ni apareció ningún ruso ni ningún comisario político dijo nada”

A finales de los años 50 se calificó la campaña de colonias como infiltración comunista en la RFA llevada a cabo por el SED-oriental. Algunos activistas de la asociación fueron perseguidos por ser enemigos del Estado y también condenados. La reacción occidental más efectiva ante las colonias orientales fue invertir en un programa propio. Se aumentó de manera espectacular la financiación estatal a programas de colonias de ayuntamientos, asociaciones sociales e iglesias. El 7 de Julio de 1961 el ministerio de interior de la RFA prohibió la campaña de colonias en la RDA.

Una decisión transcendental

Para esa época Heidi Zeidler ya había tomado hacía tiempo una decisión que le cambió la vida: Quería mudarse a la RDA y vivir allí. Esto lo provocó la clasificación del KPD como enemigo de la constitución y su prohibición el 17 de Agosto de 1956.

“Entonces pregunté a la dirección de las colonias si no podría ir a algún tipo de internado con escuela en la RDA. Me preguntó: “¿Te refieres a para siempre?”. Para siempre, para siempre, no sólo para un par de semanas. Eso quería yo. Quería estar entre niños, nunca más tan aislada y teniendo que controlar lo que decía.”

En verano de 1957, un año después, tras las colonias se instaló en la RDA con permiso de sus padres. Poco después su padre y su madre fueron detenidos en el oeste por ser militantes del KPD y se abrió un proceso judicial contra ellos. La madre de Heidi pasó nueve años en prisión. Heidi Zeidler permaneció en la RDA, se formó en el sector agrario, con posterioridad ocupó un cargo en la FDJ y tuvo cinco hijos. Hasta su jubilación trabajó como personal de tren. Todavía hoy piensa en los días que pasó en las colonias de la RDA.

 “Frohe Ferien für alle Kinder

Entre 1954 y 1961 la RDA invitó a colonias a decenas de miles de niños de Alemania Occidental. La asociación “Frohe Ferien für alle Kinder” (Vacaciones felices para todos los niños), fundada en Düsseldorf en 1955, ofrecía a los niños plazas gratuitas o a cambio de un mínimo desembolso. En el punto álgido de la Guerra Fría, sin embargo, estos viajes vacacionales se convirtieron en un asunto de alta política.

Anuncios