Antiguos soldados de la RDA por la paz (comunicado)

(Traducción del texto Ehemalige Soldaten der DDR für den Frieden (Aufruf) del blog Sascha’s Welt, publicado el 20 de julio de 2015, en plena campaña mediática contra Rusia)

El Ejercito Popular Nacional de la RDA (República Democrática Alemana) ha sido hasta la fecha el único ejercito de paz alemán. Su deber era asegurar la construcción del socialismo en la RDA y velar por que nunca más estallase una guerra en suelo alemán. Para los jóvenes de la RDA era un honor servir en este ejercito. El juramento de los soldados se realizaba en lugares significativos, como el memorial contra el fascismo de Buchenwald, tal y como se observa en la imagen. Hoy, más de 25 años después de la traición a la RDA llevada a cabo por las fuerzas contrarrevolucionarias de la URSS y la anexión hostil de la RDA por parte de la RFA (República Federal Alemana), se pronuncia la cúpula dirigente de las fuerzas armadas de la antigua RDA y advierte de una nueva guerra en Europa. Pide cooperación con Rusia en lugar de confrontación. En el encuentro de la Revolutionären Freundschaftsbundes (RFB, Unión de Amistad de los Revolucionarios) del 14 de junio de 2015 en Simmersberg (Turingia) se discutió sobre el actual riesgo de guerra por culpa de las políticas de los EEUU, la OTAN, la UE y la RFA y se decidió hacer público el siguiente comunicado.

Soldados por la paz

Como militares que han estado activos en la RDA en funciones de gran responsabilidad nos dirigimos a la opinión pública alemana con gran preocupación por el mantenimiento de la paz y la subsistencia de la civilización en Europa. En los años de la guerra fría, en los que, en el umbral de un conflicto abierto, experimentamos un largo periodo de militarización y confrontación, pusimos nuestros conocimientos y capacidades militares al servicio de la paz y de la defensa de nuestro estado socialista, la RDA.
El Ejercito Popular Nacional no tomo parte ni un sólo día en enfrentamientos militares y en los acontecimientos de 1989/90 tuvo especial cuidado en que no se empelase ni un arma. La paz fue siempre la máxima más importante de nuestro modo de actuar. Por esto estamos decididamente en contra de que el Factor militar sea de nuevo un instrumento determinante de la política. Sabemos por experiencia que los encendidos interrogantes de nuestro tiempo no se deben solucionar por medios militares.

¿De dónde proviene el riesgo de guerra hoy en día?

Aquí es digno de recordar que en la Segunda Guerra Mundial fue el Ejercito Soviético el que soporto la carga principal en la derrota del fascismo. 27 millones de ciudadanos de la Unión Soviética dieron su vida por esta histórica victoria. Es a ellos, así como a los aliados, a quienes va dirigido nuestro agradecimiento en el 70º aniversario de la liberación. Ahora constatamos que la guerra vuelve a ser un acompañante perpetuo de la humanidad. El nuevo orden del mundo, administrado por los EEUU y sus aliados, a conducido en los últimos años a guerras en Yugoslavia y Afganistán, en Irak, en Yemen y Sudán, en Libia y en Somalia. Casi dos millones de personas han sido víctimas mortales de estas guerras y decenas de millones han tenido que huir.

Los planes homicidas de los EEUU

Episodios bélicos han alcanzado de nuevo Europa. La estrategia de los EEUU aspira abiertamente a inhabilitar a Rusia como competidor y a debilitar a la Unión Europea. En los últimos años la OTAN se ha ido aproximando cada vez más a las fronteras de Rusia. Con el intento de incorporar a Ucrania a la UE y a la OTAN debería completarse el cordón sanitario, que abarcaría desde los estados bálticos hasta el mar negro, para aislar a Rusia del resto de Europa. Según los cálculos estadounidenses, de esta manera se dificultaría o se evitaría una alianza germano-rusa.

La histeria bélica y la persecución contra Rusia en los medios de comunicación alemanes

A fin de influir en la opinión pública en este sentido, se ha producido una campaña mediática sin precedentes, en la que políticos incorregibles y periodistas corruptos han tocado los tambores de guerra. En esta coyuntura, la República Federal Alemana debería jugar el rol de apaciguador. Esto lo demandan tanto la situación geopolítica de Alemania, así como sus experiencias históricas y los intereses objetivos de sus habitantes. Las demandas del Presidente Federal pidiendo mayor peso militar y la histeria bélica y la rusofobia, atizadas por los medios de comunicación, van en contra de esto.

El rearme militar de Europa. ¡Jugando con fuego!

La forzada militarización de Europa Oriental no es jugar con fuego, ¡es jugar con la guerra! Conociendo lasfuerza destructora de las guerras modernas y asumiendo nuestra responsabilidad como ciudadanos, decimos con total claridad: Aquí ya ha empezado un crimen contra la humanidad. ¿Acaso ya se han olvidado el gran número de muertes de la Segunda Guerra Mundial, la enorme destrucción en toda Europa, los flujos de refugiados y el interminable lamento de los hombres y las mujeres? ¿Acaso las últimas guerras de los EEUU y la OTAN no han traído suficiente miseria y se han cobrado multitud de vidas humanas? ¿No se comprende lo que significaría un enfrentamiento militar en un continente tan densamente poblado como el europeo?

Un escenario de guerra peligroso

Se utilizarían cientos de aviones de combate y drones armados, equipados con bombas y misiles, miles de tanques y vehículos blindados, sistemas de artillería. En el Mar del Norte, en el Báltico y en el Mar Negro habría choques entre los acorazados más modernos y en la retaguardia las bombas atómicas estarían dispuestas. Los límites entre el frente y la retaguardia se difuminarían. Millones de personas llorarían por sus seres queridos. Habría millones de víctimas. Europa se convertiría en un desierto lleno ruinas. ¿Se debería llegar tan lejos? ¡No y mil veces no!

Por eso nos dirigimos a la opinión pública alemana.

Hay que evitar un escenario de este tipo.

  • No necesitamos una retórica de guerra, sino declaraciones de paz.

  • No necesitamos operaciones en el extranjero del ejercito federal ni tampoco un ejercito europeo.

  • No necesitamos más medios para fines militares, sino más medios para exigencias humanitarias y sociales.

  • No necesitamos agitadores de guerra contra Rusia, sino más entendimiento mutuo y una convivencia pacífica.

  • No necesitamos depender militarmente de los EEUU, sino más responsabilidad propia por la paz. En lugar de unas “fuerzas de intervención rápida de la OTAN” en la frontera oriental, necesitamos más turismo, más intercambio de jóvenes y más encuentros amistosos con nuestros vecinos del este.

  • Necesitamos una Alemania pacífica en una Europa en paz.

  • A nuestros hijos, nietos y bisnietos les gustaría acordarse de nuestra generación por esto.

Porque sabemos muy bien lo que significa, alzamos nuestras voces contra la guerra y por la paz.

General del ejercito fuera de servicio (a.D.) Heinz Keßler
Almirante a.D. Theodor Hoffmann
Los Capitanes Generales a.D. Horst Stechbarth; Fritz Streletz; Fritz Peter
Los Tenientes Generales a.D. Klaus Baarß; Ulrich Bethmann; Max Butzlaff; Manfred Gehmert; Manfred Grätz; Wolfgang Kaiser; Gerhard Kunze; Gerhard Link; Wolfgang Neidhardt; Walter Paduch; Werner Rothe; Artur Seefeldt; Horst Skerra; Wolfgang Steger; Horst Sylla; Ehrenfried Ullmann; Alfred Vogel; Manfred Volland; Horst Zander
Vicealmirante a.D. Hans Hofmann
Los Generales de Brigada a.D. Olivier Anders; Heinz Bilan; Bernhard Beyer; Günter Brodowsky; Kurt Brunner; Heinz Calvelage; Sebald Daum; Willi Dörnbrack; Alfred Dziewulski; Johannes Fritzsche; Egon Gleau; Otto Gereit; Roland Großer; Peter Herrich; Karl-Heinz Hess; Günter Hiemann; Lothar Hübner; Siegmund Jähn; Günter Jahr; Manfred Jonischkies; Günter Kaekow; Johannes Kaden; Helmut Klabunde; Klaus Klenner; Raimund Kokott; Kurt Kronig; Manfred Lange; Bernd Leistner; Hans Leopold; Klaus Listemann; Heinz Lipski; Hans Georg Löffler; Rudi Mädler; Manfred Merkel; Günter Möckel; Dieter Nagler; Johannes Oreschko; Rolf Pitschel; Hans Christian Reiche; Fritz Rothe; Günter Sarge; Dieter Schmidt; Horst Schmieder; Gerhard Schönherr; Gerhard Seifert; Kurt Sommer; Erich Stach; Manfred Thieme; Wolfgang Thonke; Henry Thunemann; Walter Tzschoppe; Günter Voigt; Gerd Weber; Dieter Wendt; Klaus Wiegand; Heinrich Winkler; Heinz-Günther Wittek; Erich Wöllner; Werner Zaroba; Manfred Zeh; Alois Zieris
Los Contraalmirantes a.D. Herbert Bernig; Eberhard Grießbach; Hans Heß; Werner Henniger; Klaus Kahnt; Werner Kotte; Helmut Milzow; Gerhard Müller; Joachim Münch
En nombre de un gran número de coroneles y capitanes de la marina a.D. Volker Bednara; Frithjof Banisch; Bernd Biedermann; Karl Dlugosch; Thomas Förster; Günter Gnauck; Günter Leo; Friedemann Munkelt; Werner Murzynowski; Gerhard Matthes; Lothar Matthäus; Friedrich Peters; Helmut Schmidt; Fritz Schneider; Heinz Schubert; Helmar Tietze; Wilfried Wernecke; Rolf Zander; Oberstleutnant a.D. Günter Ganßauge

Más miembros del NVA (National Volksarmee, Ejercito Popular Nacional) de la filas de los oficiales, alféreces, suboficiales y soldados manifiestan su adhesión al comunicado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s