Mes: noviembre 2015

Antiguos soldados de la RDA por la paz (comunicado)

(Traducción del texto Ehemalige Soldaten der DDR für den Frieden (Aufruf) del blog Sascha’s Welt, publicado el 20 de julio de 2015, en plena campaña mediática contra Rusia)

El Ejercito Popular Nacional de la RDA (República Democrática Alemana) ha sido hasta la fecha el único ejercito de paz alemán. Su deber era asegurar la construcción del socialismo en la RDA y velar por que nunca más estallase una guerra en suelo alemán. Para los jóvenes de la RDA era un honor servir en este ejercito. El juramento de los soldados se realizaba en lugares significativos, como el memorial contra el fascismo de Buchenwald, tal y como se observa en la imagen. Hoy, más de 25 años después de la traición a la RDA llevada a cabo por las fuerzas contrarrevolucionarias de la URSS y la anexión hostil de la RDA por parte de la RFA (República Federal Alemana), se pronuncia la cúpula dirigente de las fuerzas armadas de la antigua RDA y advierte de una nueva guerra en Europa. Pide cooperación con Rusia en lugar de confrontación. En el encuentro de la Revolutionären Freundschaftsbundes (RFB, Unión de Amistad de los Revolucionarios) del 14 de junio de 2015 en Simmersberg (Turingia) se discutió sobre el actual riesgo de guerra por culpa de las políticas de los EEUU, la OTAN, la UE y la RFA y se decidió hacer público el siguiente comunicado.

Soldados por la paz

Como militares que han estado activos en la RDA en funciones de gran responsabilidad nos dirigimos a la opinión pública alemana con gran preocupación por el mantenimiento de la paz y la subsistencia de la civilización en Europa. En los años de la guerra fría, en los que, en el umbral de un conflicto abierto, experimentamos un largo periodo de militarización y confrontación, pusimos nuestros conocimientos y capacidades militares al servicio de la paz y de la defensa de nuestro estado socialista, la RDA.
El Ejercito Popular Nacional no tomo parte ni un sólo día en enfrentamientos militares y en los acontecimientos de 1989/90 tuvo especial cuidado en que no se empelase ni un arma. La paz fue siempre la máxima más importante de nuestro modo de actuar. Por esto estamos decididamente en contra de que el Factor militar sea de nuevo un instrumento determinante de la política. Sabemos por experiencia que los encendidos interrogantes de nuestro tiempo no se deben solucionar por medios militares.

¿De dónde proviene el riesgo de guerra hoy en día?

Aquí es digno de recordar que en la Segunda Guerra Mundial fue el Ejercito Soviético el que soporto la carga principal en la derrota del fascismo. 27 millones de ciudadanos de la Unión Soviética dieron su vida por esta histórica victoria. Es a ellos, así como a los aliados, a quienes va dirigido nuestro agradecimiento en el 70º aniversario de la liberación. Ahora constatamos que la guerra vuelve a ser un acompañante perpetuo de la humanidad. El nuevo orden del mundo, administrado por los EEUU y sus aliados, a conducido en los últimos años a guerras en Yugoslavia y Afganistán, en Irak, en Yemen y Sudán, en Libia y en Somalia. Casi dos millones de personas han sido víctimas mortales de estas guerras y decenas de millones han tenido que huir.

Los planes homicidas de los EEUU

Episodios bélicos han alcanzado de nuevo Europa. La estrategia de los EEUU aspira abiertamente a inhabilitar a Rusia como competidor y a debilitar a la Unión Europea. En los últimos años la OTAN se ha ido aproximando cada vez más a las fronteras de Rusia. Con el intento de incorporar a Ucrania a la UE y a la OTAN debería completarse el cordón sanitario, que abarcaría desde los estados bálticos hasta el mar negro, para aislar a Rusia del resto de Europa. Según los cálculos estadounidenses, de esta manera se dificultaría o se evitaría una alianza germano-rusa.

La histeria bélica y la persecución contra Rusia en los medios de comunicación alemanes

A fin de influir en la opinión pública en este sentido, se ha producido una campaña mediática sin precedentes, en la que políticos incorregibles y periodistas corruptos han tocado los tambores de guerra. En esta coyuntura, la República Federal Alemana debería jugar el rol de apaciguador. Esto lo demandan tanto la situación geopolítica de Alemania, así como sus experiencias históricas y los intereses objetivos de sus habitantes. Las demandas del Presidente Federal pidiendo mayor peso militar y la histeria bélica y la rusofobia, atizadas por los medios de comunicación, van en contra de esto.

El rearme militar de Europa. ¡Jugando con fuego!

La forzada militarización de Europa Oriental no es jugar con fuego, ¡es jugar con la guerra! Conociendo lasfuerza destructora de las guerras modernas y asumiendo nuestra responsabilidad como ciudadanos, decimos con total claridad: Aquí ya ha empezado un crimen contra la humanidad. ¿Acaso ya se han olvidado el gran número de muertes de la Segunda Guerra Mundial, la enorme destrucción en toda Europa, los flujos de refugiados y el interminable lamento de los hombres y las mujeres? ¿Acaso las últimas guerras de los EEUU y la OTAN no han traído suficiente miseria y se han cobrado multitud de vidas humanas? ¿No se comprende lo que significaría un enfrentamiento militar en un continente tan densamente poblado como el europeo?

Un escenario de guerra peligroso

Se utilizarían cientos de aviones de combate y drones armados, equipados con bombas y misiles, miles de tanques y vehículos blindados, sistemas de artillería. En el Mar del Norte, en el Báltico y en el Mar Negro habría choques entre los acorazados más modernos y en la retaguardia las bombas atómicas estarían dispuestas. Los límites entre el frente y la retaguardia se difuminarían. Millones de personas llorarían por sus seres queridos. Habría millones de víctimas. Europa se convertiría en un desierto lleno ruinas. ¿Se debería llegar tan lejos? ¡No y mil veces no!

Por eso nos dirigimos a la opinión pública alemana.

Hay que evitar un escenario de este tipo.

  • No necesitamos una retórica de guerra, sino declaraciones de paz.

  • No necesitamos operaciones en el extranjero del ejercito federal ni tampoco un ejercito europeo.

  • No necesitamos más medios para fines militares, sino más medios para exigencias humanitarias y sociales.

  • No necesitamos agitadores de guerra contra Rusia, sino más entendimiento mutuo y una convivencia pacífica.

  • No necesitamos depender militarmente de los EEUU, sino más responsabilidad propia por la paz. En lugar de unas “fuerzas de intervención rápida de la OTAN” en la frontera oriental, necesitamos más turismo, más intercambio de jóvenes y más encuentros amistosos con nuestros vecinos del este.

  • Necesitamos una Alemania pacífica en una Europa en paz.

  • A nuestros hijos, nietos y bisnietos les gustaría acordarse de nuestra generación por esto.

Porque sabemos muy bien lo que significa, alzamos nuestras voces contra la guerra y por la paz.

General del ejercito fuera de servicio (a.D.) Heinz Keßler
Almirante a.D. Theodor Hoffmann
Los Capitanes Generales a.D. Horst Stechbarth; Fritz Streletz; Fritz Peter
Los Tenientes Generales a.D. Klaus Baarß; Ulrich Bethmann; Max Butzlaff; Manfred Gehmert; Manfred Grätz; Wolfgang Kaiser; Gerhard Kunze; Gerhard Link; Wolfgang Neidhardt; Walter Paduch; Werner Rothe; Artur Seefeldt; Horst Skerra; Wolfgang Steger; Horst Sylla; Ehrenfried Ullmann; Alfred Vogel; Manfred Volland; Horst Zander
Vicealmirante a.D. Hans Hofmann
Los Generales de Brigada a.D. Olivier Anders; Heinz Bilan; Bernhard Beyer; Günter Brodowsky; Kurt Brunner; Heinz Calvelage; Sebald Daum; Willi Dörnbrack; Alfred Dziewulski; Johannes Fritzsche; Egon Gleau; Otto Gereit; Roland Großer; Peter Herrich; Karl-Heinz Hess; Günter Hiemann; Lothar Hübner; Siegmund Jähn; Günter Jahr; Manfred Jonischkies; Günter Kaekow; Johannes Kaden; Helmut Klabunde; Klaus Klenner; Raimund Kokott; Kurt Kronig; Manfred Lange; Bernd Leistner; Hans Leopold; Klaus Listemann; Heinz Lipski; Hans Georg Löffler; Rudi Mädler; Manfred Merkel; Günter Möckel; Dieter Nagler; Johannes Oreschko; Rolf Pitschel; Hans Christian Reiche; Fritz Rothe; Günter Sarge; Dieter Schmidt; Horst Schmieder; Gerhard Schönherr; Gerhard Seifert; Kurt Sommer; Erich Stach; Manfred Thieme; Wolfgang Thonke; Henry Thunemann; Walter Tzschoppe; Günter Voigt; Gerd Weber; Dieter Wendt; Klaus Wiegand; Heinrich Winkler; Heinz-Günther Wittek; Erich Wöllner; Werner Zaroba; Manfred Zeh; Alois Zieris
Los Contraalmirantes a.D. Herbert Bernig; Eberhard Grießbach; Hans Heß; Werner Henniger; Klaus Kahnt; Werner Kotte; Helmut Milzow; Gerhard Müller; Joachim Münch
En nombre de un gran número de coroneles y capitanes de la marina a.D. Volker Bednara; Frithjof Banisch; Bernd Biedermann; Karl Dlugosch; Thomas Förster; Günter Gnauck; Günter Leo; Friedemann Munkelt; Werner Murzynowski; Gerhard Matthes; Lothar Matthäus; Friedrich Peters; Helmut Schmidt; Fritz Schneider; Heinz Schubert; Helmar Tietze; Wilfried Wernecke; Rolf Zander; Oberstleutnant a.D. Günter Ganßauge

Más miembros del NVA (National Volksarmee, Ejercito Popular Nacional) de la filas de los oficiales, alféreces, suboficiales y soldados manifiestan su adhesión al comunicado

Anuncios

El retorno de Lenin

(Traducción de la entrada Lenin kehrt zurück del blog DDR-Kabinett-Bochum)

En septiembre se desenterró en Berlin-Köpenick la cabeza de 1’70 metros de altura de Lenin, perteneciente al monumento de 19 metros. Desde entonces se exhibe en la Ciudadela de Spandau en la exposición “Al descubierto. Berlín y sus monumentos”. A pesar de las protestas masivas, el antiguo alcalde de Berlín, Eberhard Diepgen (CDU), ordenó en 1991 que se desmontase el monumento, que había sido inaugurado en 1970 para celebrar el centenario del nacimiento del líder de la Revolución Socialista de Octubre. Las diferentes partes del monumento fueron enterradas de forma secreta en Berlín-Köpenick. El gobierno regional de Berlín siempre se ha pronunciado contra el desenterramiento, pero la presión de la opinión pública ha conseguido que al final lo consientan.

El Monumento a Lenin fue diseñado, a petición del gobierno de la RDA, por el entonces presidente de la Academia de las Artes de la Unión Soviética, Nikolai Tomski, y fue construido por un colectivo. El 19 de Abril de 1970, tres días antes del centenario del nacimiento de Lenin, fue inaugurado de manera solemne por el entonces presidente del Consejo de Estado, Walter Ulbricht, en la recién construida Plaza Lenin. A la ceremonia acudieron al rededor de 200.000 personas, entre ellas representantes de muchos países socialistas, delegaciones de empresas de otras ciudades de la RDA y una multitud de berlineses. El monumento fue construido con granito rojo ucraniano. Tomski esperaba que así hiciese contraste con las colinas del parque de Friedrichshain, que está al norte de la plaza.

Sólo un año después de que la RFA se anexionase la RDA y a pesar de las masivas protestas de la ciudadanía, el monumento a Lenin fue desmontado. Las quejas de la población y de los nietos de Nikolai Tomski no fueron escuchadas.

¡Tanto temían las autoridades de la RFA el recuerdo de Lenin!

Andreas Maluga

Experiencias en la frontera de la RDA

(Traducción de la entrada Erfahrungen an der DDR-Grenze del blog Sascha’s Welt)

arbeitermacht

La situación era ésta: en la República Democrática Alemana (RDA) la propiedad privada de los medios de producción había pasado a ser pública, se había expropiado a los propietarios de las fábricas, a los dueños de los grupos empresariales y a los latifundistas, pero en particular a los nazis y a los criminales de guerra. En 1974 se publicó en la RDA el libro ‘Seid euch bewusst der Macht (Sed conscientes del poder)’, en el que el escritor Günter Görlich anotaba sus experiencias en la frontera. En él relataba, entre otras cosas, que, cuando era un joven agente de la policía popular, vio cómo un camión de gran tonelaje se acercaba a la frontera entre la RDA y la RFA por una calle bastante deshabitada a la salida de Meerane (Sajonia) y, cuando los policías lo vieron, aceleró y cruzo la frontera. Poco después se supo que ese camión transportaba de manera ilegal textil y máquinas de gran valor de Sajonia a Alemania Occidental. “Nos quedamos en la barrera y la volvimos a bajar. El camión desapareció en la lejanía. Otra vez nos habían robado, otra vez nuestra economía había sido perjudicada. Nos quedamos ahí, abatidos, derrotados, llenos de odio. Este no era el primer suceso de ese tipo que habíamos presenciado. Ese día fue para mí una lección de un modo concreto de lucha de clases .”

Otro extracto de una historia fronteriza de Günter Görlich cuenta lo siguiente:

“Arrestamos a un ladrón de metal, llevaba en la mochila cables de plomo y cables de alta tensión. Dijo que se los había encontrado en una fábrica abandonada. Dijo que necesitaba dinero, que su padre murió en la guerra y que tenía que alimentar a su madre y dos niños. Un tipo joven, con cara franca y ojos azules e inocentes. Estuvo sentado en la celda mientras la investigación avanzaba. Cable de plomo. Lo robaban por toda partes. Los chatarreros de Berlín Oeste pagaban por el metal más de lo que realmente valía. Ellos sabían por qué.

Yo estaba sentado en el despacho de la comisaría. Entonces escuchamos gritos fuera. Era una fuga. Nuestra comisaría estaba no muy lejos del canal de Teltow. El tipo joven había cruzado el canal a nado, estaba al otro lado. Pronto se supo que no se había encontrado el cable, sino que lo había robado. Una parte importante de la empresa en la que él trabajaba había quedado fuera de servicio por culpa de eso. No tenía una madre pobre ni hermanos hambrientos, pero ojos azules e inocentes sí que tenía. Comentamos a menudo este suceso.

El tipo de los ojos azules era nuestro enemigo. Debimos haber tenido más cuidado. Cada vez que vacilábamos nos costaba materiales, se consumían nuestras fuerzas, animaba a otros enemigos. Fueron enseñanzas concretas de un modo concreto de lucha de clases al comienzo de los años cincuenta.

Entonces yo todavía no conocía la ‘Canción sobre el enemigo de clase’ de Bertolt Brecht, cuya estrofa final dice:

Da mag dein Anstreicher streichen
Den Riß streicht er uns nicht zu!
Einer bleibt und einer muß weichen
Entweder ich oder du.
Und was immer ich auch noch lerne
Das bleibt das Einmaleins:
Nichts habe ich jemals gemeinsam
mit der Sache des Klassenfeinds.

Das Wort wird nicht gefunden
Das uns beide jemals vereint:
Der Regen fließt von oben nach unten.
Und du bist mein Klassenfeind.

Por más que tu pintor retoque,
¡no va a tapar el desgarrón!
Uno de los dos perdura y el otro debe dejar su lugar,
o yo o tú.
Y sea que sea que aprenderé,
esto sigue siendo el abecé:
Jamás nada tendré de común
con el asunto del enemigo de clase.
No se encontrará la palabra
que un día nos una a ambos.
La lluvia corre de arriba hacia abajo.
Y tú eres mi enemigo de clase.

(Traducción tomada del Blog del viejo topo.)

Pero ahí hoy hay un joven guardia fronterizo y desde su torre observa la pacífica vida a ambos lados de la frontera. Allí pasan coches, las muchachas pasean, los niños juegan. ¿Dónde está el enemigo de clase?

Vi una buena película sobre el grupo guerrillero “Orquesta Roja”. Especialmente una de sus parte me impactó mucho: La vida en los temibles tiempos del fascismo en Alemania. También se mostraba como era durante la guerra. Era una vida colorida, aparentemente no muy desagradable. Y entonces la gente inofensiva, los pacíficos alemanes, se mudaban al este y penetraban hasta el Volga. Y una razón por la que pudieron avanzar hasta tan lejos fue que los trabajadores y campesinos del Ejercito Rojo no quisieron creer que los trabajadores y campesinos alemanes pudieran dejarse instrumentalizar de esa manera y fueran a atacar al país del socialismo. Pero tenían formación militar y atacaron. Fueron engañados, cegados, obligados, pero atacaron.

Ahora el guardia está en su torre y no puede pensar continuamente en eso, pero tampoco debe olvidarlo…”

Fuente:

Seid euch bewußt der Macht, Herausgegeben von Elli Schmidt,
Militärverlag der Deutschen Demokratischen Republik, Berlin 1974.

¡Hay una alternativa!

(Traducción de la entrada Es gibt eine Alternative del blog Sascha’s Welt)

A pesar de que hoy en día en la República Federal Alemana (RFA) hay muchas personas a las que les parece que no es posible una sociedad mejor que la actual, eso no es así. A pesar de que continuamente se intente  trazar una imagen de terror de la República Democrática Alemana (RDA) con mentiras y falsedades, la RDA era la Alemania justa. Con todas sus carencias y fallos, que por supuesto que tenía, pero era una alternativa histórica.

En su conocido discurso, al recibir el premio Stalin de la Paz en 1955, el poeta Bertolt Brecht describió la relaciones capitalistas:

En la sempiterna e inexorable lucha de clases por los medios de producción los únicos tiempos de relativa paz son los tiempos de la extenuación. No es que sea siempre una guerra destructora la que interrumpa la producción pacífica, sino que es la propia producción la que se fundamenta en el principio destructor de la guerra.

Durante toda su vida luchan los hombres en el capitalismo unos contra otros por su existencia. Los padres luchan por los hijos, los hijos por la herencia, los pequeños comerciantes pelean por su negocio contra otros pequeños comerciantes, y todos ellos luchan contra el gran comerciante. Los campesinos luchan contra los habitantes de la ciudad, los estudiantes contra los profesores, el pueblo lucha contra las autoridades, las fábricas luchan contra los bancos, los grupos empresariales luchan contra otros grupos empresariales. ¿Cómo podrían al final los pueblos no luchar contra los pueblos?

¿Cómo podría ser de otra manera? Brecht tiene una respuesta también para esto:

Los pueblos que han conquistado una economía socialista se han colocado en una posición inmejorable en lo que se refiere a la paz. Los impulsos de las personas se vuelven pacíficos. La lucha de todos contra todos se convierte en la lucha de todos en favor todos. El que beneficia a la sociedad se beneficia a sí mismo. Se recompensa a los que hacen cosas beneficiosas y no a los que hacen cosas perjudiciales. El progreso deja de ser exclusivo y los conocimientos ya no se le ocultan a nadie, sino que se hacen accesibles a todos. Las nuevas invenciones pueden acogerse con alegría y esperanza, en lugar de con espanto y miedo.

Hoy en día muchas personas consideran esto una utopía o un cuento, sobre todo los jóvenes que nunca han vivido el socialismo. No se pueden imaginar que esto fuera posible:

  • No había desempleo.
  • Todo el mundo tenía derecho a un trabajo.
  • Mismo sueldo por el mismo trabajo, igual para hombres o para mujeres.
  • Un sistema de asistencia sanitaria gratuito.
  • Guarderías gratuitas.
  • Mismas oportunidades de formación para todos, también gratuito.
  • Ninguna persona sin casa y eliminación de la usura en los alquileres.
  • Precios bajos y estables para las necesidades básicas.
  • Ninguna preocupación por el futuro.
  • Un ejercito que no iniciaba ninguna guerra.
  • Ayuda y protección mutua en lugar del todos contra todos.
  • Los nazis no tenían ninguna oportunidad.
  • Una tasa de criminalidad baja.
  • Nada de pobreza en la RDA y mucho menos pobreza infantil.
  • Nadie podía vivir a costa de otros.
  • Puesto que las empresas, las máquinas y la tierra eran propiedad pública.
  • Y no había parásitos, multimillonarios ni oligarcas.
  • Ciertamente la variedad de productos no era grande, aunque la había.
  • Pero tampoco teníamos todos los días el buzón repleto de propaganda.

¿Es un estado de este tipo posible?

Sí, es posible, la RDA y los demás países socialistas lo demostraron. Yo crecí, fui a la escuela, estudié una carrera y trabajé en la RDA. La RDA no era ningún paraíso, pero era la prueba de que una alternativa al capitalismo era posible. La RDA era el socialismo real.

¡Bienvenidos!

El objetivo principal de este blog es acercar la historia y el día a día de la República Democrática Alemana a los castellanohablantes. Para ello se publicarán traducciones de entradas de otros blogs, de artículos o de partes de libros. Eventualmente puede que también se publique otro tipo de contenido. Espero que sea de vuestro agrado.