Colonias de verano en la RDA para niños de la RFA

(Traducción del artículo Als Westkind im Ostferienlager de la radiotelevisión pública MDR)

85616

Las colonias significan para los niños un verano sin preocupaciones, con hogueras y naturaleza, los primeros amores. En muchas colonias en el Mar Báltico, en Harz o en el bosque de Turingia (zonas del este) participaron también niños del oeste. Heidi Zeidler viajó en 1955 a la edad de 12 años por primera vez desde Nordrehin-Westfalen (RFA) a la RDA a unas colonias. Más tarde tomó una decisión que cambiaría su vida.

Niños del oeste en colonias de verano del este

Pasear por los bosques de Brandemburgo o bañarse en el Mar Báltico en Darß, hasta el día de hoy no hay para Heidi Zeidler nada más hermoso que pasar las vacaciones en la RDA. La ahora pensionista ojea su álbum de fotos y recuerda: en 1955, entonces ella tenía 12 años, viajó por primera vez del oeste al este, a las colonias en Bad Saarow. En aquella época ella vivía en Höxter, en Westfalia. Su padre y su madre eran altos cargos del Partido Comunista de Alemania (KPD) y tenían poco tiempo para irse de vacaciones con su hija.

“Debo decir que para mí fue una aventura enorme. Allí había de todo para los niños. Para beber había buenos refrescos que todavía hoy me gustan. No teníamos ningún miedo al contacto.”

Para Heidi Zeidler el tiempo que pasaba en la RDA consistía en convivir despreocupadamente con otros niños con los que entablaba amistad de manera “totalmente normal”. En su casa en el oeste la muchacha ya estaba involucrada en el trabajo del KPD, ayudaba repartiendo octavillas y colocando carteles electorales y también como mensajera o entregando periódicos. Pero no sólo los hijos de los comunistas viajaban a la RDA. La campaña de colonias “Frohe Ferien für alle Kinder” (Vacaciones felices para todos los niños), organizada por una asociación, caló, por lo general, bastante bien en el oeste.

 La campaña “Frohe Ferien für alle Kinder

Vacaciones gratuitas al otro lado del Telón de Acero, esta oferta fue atractiva en los años 50 para muchas familias de Alemania Occidental, explica el historiador Jens Niederhut. El aire en la Región del Ruhr es malo, una buena nutrición es aún difícil. Unas vacaciones en las que los niños se puedan recuperar es, por lo tanto, un aspecto importante del trabajo social. El 6 de mayo de 1954 los periódicos de la RDA publicaron un llamado a todos los padres de Alemania Occidental, con el que invitaban a los niños de la RFA a estancias vacacionales en la RDA. El precio era reducido, quien estaba necesitado no tenía que pagar nada. De esta manera, entre 1954 y 1960 fueron de la RFA a la RDA trenes especiales año tras año. En 1954 iban a bordo más de 20.000 niños. En 1955 viajaron casi 50.000 niños en estos trenes especiales al este.

Para la RDA esto fue un exitoso golpe propagandístico en la competición entre ambos sistemas. Se trataba de resolver las siguientes preguntas: ¿Qué país es más social? ¿Cuál hace más por sus niños? Además, en los años 50, los logros sociales de la RDA eran mejor vistos que las carencias en la sociedad de la RFA. Por supuesto, esto también tuvo un coste para la RDA; se gastaron 1,6 millones de marcos sólo para el transporte, el alojamiento y el cuidado de los niños occidentales en las colonias. Así de buenos fueron los alojamientos, la asistencia y los cuidados.

 En el punto de mira de la policía política de la RFA

El envío de niños no era ilegal, pero era una espina en el ojo para el gobierno federal y los gobiernos regionales de Alemania Occidental. El anticomunismo era el eje principal de la política de la RFA. Por tanto, se marginó y se criminalizó tanto la campaña de colonias como a sus activistas, los políticos alertaron de las “influencias comunistas en la educación” y describieron la campaña como “veneno para las almas de los niños”. Heidi Zeidler recuerda el llamado a la bandera diario, aparte de eso, los campamentos eran más bien apolíticos. Aunque muchos niños volvían a la RFA con la insignia deportiva de la FDJ o con el pañuelo de los pioneros, la oferta lúdica y deportiva dejaba en ellos una huella mayor.

“Allí no se daba ninguna charla política, ni apareció ningún ruso ni ningún comisario político dijo nada”

A finales de los años 50 se calificó la campaña de colonias como infiltración comunista en la RFA llevada a cabo por el SED-oriental. Algunos activistas de la asociación fueron perseguidos por ser enemigos del Estado y también condenados. La reacción occidental más efectiva ante las colonias orientales fue invertir en un programa propio. Se aumentó de manera espectacular la financiación estatal a programas de colonias de ayuntamientos, asociaciones sociales e iglesias. El 7 de Julio de 1961 el ministerio de interior de la RFA prohibió la campaña de colonias en la RDA.

Una decisión transcendental

Para esa época Heidi Zeidler ya había tomado hacía tiempo una decisión que le cambió la vida: Quería mudarse a la RDA y vivir allí. Esto lo provocó la clasificación del KPD como enemigo de la constitución y su prohibición el 17 de Agosto de 1956.

“Entonces pregunté a la dirección de las colonias si no podría ir a algún tipo de internado con escuela en la RDA. Me preguntó: “¿Te refieres a para siempre?”. Para siempre, para siempre, no sólo para un par de semanas. Eso quería yo. Quería estar entre niños, nunca más tan aislada y teniendo que controlar lo que decía.”

En verano de 1957, un año después, tras las colonias se instaló en la RDA con permiso de sus padres. Poco después su padre y su madre fueron detenidos en el oeste por ser militantes del KPD y se abrió un proceso judicial contra ellos. La madre de Heidi pasó nueve años en prisión. Heidi Zeidler permaneció en la RDA, se formó en el sector agrario, con posterioridad ocupó un cargo en la FDJ y tuvo cinco hijos. Hasta su jubilación trabajó como personal de tren. Todavía hoy piensa en los días que pasó en las colonias de la RDA.

 “Frohe Ferien für alle Kinder

Entre 1954 y 1961 la RDA invitó a colonias a decenas de miles de niños de Alemania Occidental. La asociación “Frohe Ferien für alle Kinder” (Vacaciones felices para todos los niños), fundada en Düsseldorf en 1955, ofrecía a los niños plazas gratuitas o a cambio de un mínimo desembolso. En el punto álgido de la Guerra Fría, sin embargo, estos viajes vacacionales se convirtieron en un asunto de alta política.

El anuncio de la construcción del socialismo en la RDA

(Traducción de la entrada Otto Buchwitz: Das größte Erlebnis meines Lebens del blog Sascha’s Welt)

parteikonferenz

La decisión de construir el socialismo en la RDA fue un logro largamente ansiado por la clase obrera alemana. Que esto sólo ocurriese en la RDA y no en Alemania Occidental se debía a que en la RFA los antiguos nazis habían accedido de nuevo al poder y, bajo la protección de las fuerzas de ocupación occidentales, sobre todo de los EEUU, se había continuado con el capitalismo del imperio nazi. Mientras que en la RDA los caciques nazis, los dueños de las fabrica y los latifundistas habían sido expropiados, en la RFA se empezó la remilitarización y la guerra fría contra los países liberados por la Unión Soviética. En el II Congreso del SED, del 9 al 12 de julio de 1952en Berlín, Walter Ulbricht presentó por encargo del Comité Central del partido la propuesta para empezar con la construcción planificada de los fundamentos del socialismo en la RDA. El delegado Otto Buchwitz, un veterano trabajador, escribió por aquel entonces en sus memorias:

El II Congreso del Partido Socialista Unificado de Alemania (Sozialistischen Einheitspartei Deutschlands, SED), del 9 al 12 de julio de 1952, fue para mí la mayor experiencia de mis ya 60 años de pertenencia al movimiento obrero alemán… ¡La construcción del socialismo! Walter Ulbricht justificó la gran proclamación de la dirección del partido de la clase obrera con las siguientes palabras:

“En consonancia con las propuestas de la clase obrera, del campesinado trabajador y de otros círculos de trabajadores, el Comité Central del Partido Socialista Unificado de Alemania ha decidido proponer al II congreso del partido que en la República Democrática Alemana se construya el socialismo de manera planificada.”

Un inmenso júbilo estalló en las amplias salas del pabellón Werner Seelenbinder­ con el anuncio de esta propuesta. Todos los delegados que en la República de Weimar o incluso antes, en la Alemania imperial, ya habían luchado por el objetivo histórico de la clase trabajadora revolucionaria estaban visiblemente emocionados. En mi larga vida había acudido a muchos congresos del Partido Socialdemócrata, fui delegado en el congreso de la II Internacional y había vivido muchos otros, grandes y significativos. Aquel día, sin embargo, era el más importante en mis décadas de actividad en el movimiento obrero. En la discusión puse de manifiesto mis sentimientos y mi inquebrantable creencia en la gran idea del socialismo, liberador de la humanidad…

…El objetivo estaba fijado, el partido y todo el pueblo estaban movilizados para trabajar en solidaria unión por la construcción del socialismo. Todos teníamos claro que la construcción del socialismo no sería ningún regalo. En el camino hacia nuestro objetivo no habría sólo rosas, íbamos a tener que trabajar sin descanso entre espinas. Al igual que en el periodo revolucionario del movimiento obrero alemán, a todos nosotros debe inspirarnos el mismo entusiasmo e ímpetu, gracias al cual nuestros mayores acabaron con las dificultades de su tiempo.

Fuente: Brüder, in eins nun die Hände, 1956. In: Der Sozialismus, deine Welt. Verlag Neues Leben, Berlin 1975, S.191.

Esto avanza. 25 años de antisocialismo.

(Traducción del artículo de opinión “Es geht voran” aparecido el 31 de diciembre de 2015 en la portada del periódico Junge Welt)

Por Kurt Pätzold

serveImage.phpBonn, 7 de septiembre de 1987: Erich Honecker brinda con Helmut Kohl el primer día de su visita de estado en la República Federal Alemana.

Foto: picture-alliance/ dpa

 

Cada vez son más débiles y escasas las protestas contra las reinterpretaciones de la historia del estado germanooriental, pergeñadas por incansables plumas cargadas de odio. En esto también influye la fuerza de la costumbre, como en casi todo. De todas maneras, no hay perspectivas de cambio. El dicho “cuanto más oscura la noche, más brillantes las estrellas” funciona para cualquier concepción de la historia mundial (N.T. cuanto peor sean el resto de sistemas, mejor es el nuestro); es decir: a pesar de necesitar una mejora constante, hemos alcanzado el mejor orden humano libre y democrático posible. A la “derecha” o a la “izquierda” de este orden acecha el totalitarismo, esto es, los criminales Hitler o Stalin.

 

Nadie podría imaginarse que en esta República Federal hubo un tiempo en que las cosas fueron de otra manera. Para ello contamos con un libro de texto germanooccidental que se utilizaba a comienzos de los 70. Por tanto, lo utilizaban escolares que hoy en día serían abuelos y abuelas. A los autores del texto no se les podría imputar una intención que no fuera la de querer educar a la juventud de aquella época en favor de la RFA, pero el texto contenía un ejercicio de comparación entre los dos estados alemanes y sus condiciones sociales. Según una crítica de Sebastian Haffners, que se publicó el 19 de septiembre de 1970 en la revista Stern, en primer lugar se enumeraban las libertades de las que disfrutaban los ciudadanos de la RFA: libertad de comercio, de crítica pública, de posibilidad de elección entre diferentes partidos, de viajar y de emigrar, librarse de las dificultades de suministro y de la molesta propaganda. Después seguía el listado de las libertades en la RDA, como eran calificadas: librarse de temer por tu puesto de trabajo, de los alquileres abusivos, de la continua inflación, de la discriminación laboral de la mujer, de la molesta publicidad, la libertad de que los hijos de los obreros pudieran ir a la universidad. Tras esto, se les preguntaba a los alumnos: “¿Qué es más importante, la libertad de poder hacer una crítica pública o librarse de los alquileres abusivos?”

 

Por último, los autores citaban una entrevista a Ernst Bloch aparecida el 10 de octubre de 1969 en el semanario Die Zeit: “Ambos estados pueden aprender mucho el uno del otro”. También el filósofo marxista, como es presentado, hace una enumeración de las cosas positivas de la RFA: una atmósfera abierta, no hay miedo a los funcionarios del partido, no hay muro ni tiroteos en él, los problemas se pueden discutir, la existencia de una juventud inquieta que aspira a marcar su propio camino, la posibilidad de cambiar de gobierno. Los aspectos positivos de la RDA que enumera Bloch son: el mismo sueldo por el mismo trabajo, asistencia médica gratuita, medicamentos gratuitos, muy poca criminalidad. Finalmente se invitaba a los alumnos a hacer el siguiente ejercicio: “Recopilad recortes que informen sobra la vida en la RDA. Una vez se tenga gran cantidad de información es posible hacer un juicio apropiado sobre la vida en la RDA.”

 

Con este texto se llega a la conclusión de que sería impensable o muy difícil encontrar en 2016 en un libro de texto un ejercicio formulado de manera similar. ¿A qué se debe esto? A que en los últimos 25 años hemos avanzado todavía más en el camino del antisocialismo.

 

N.T. Este artículo no pretende dar credibilidad a la propaganda antisocialista de los años 70, sino mostrar que esta propaganda ha ido a peor y cada vez es más fuerte, ya que ahora ni siquiera se menciona nada bueno de la RDA. De todas maneras, las “libertades” de los ciudadanos de la RFA y de las que carecían los de la RDA, que son enumeradas en el libro de texto y por Ernst Bloch, en muchos casos no son tales o no son muy diferentes a las del estado socialista. Por ello, voy a hacer un repaso de esas supuestas libertades que había en la RFA a principios de los 70

 

  • Libertad de comercio: Había más libertad para enriquecerse a costa de los demás, de eso no hay duda, pero, al igual que en cualquier estado, el comercio estaba regulado y gravado.

 

  • Libertad de crítica pública: Había partidos políticos prohibidos y podías ser encarcelado o despedido del trabajo por tus ideas. Se podía criticar públicamente al jefe del estado y a los gobernantes, pero pocos se atrevían a criticar a sus jefes por miedo a ser despedidos. En la RDA quizás no había tanta facilidad para criticar (faltando al respeto) a los gobernantes, pero la gente podía hacerlo con sus jefes sin miedo a perder el trabajo.

 

  • Libertad de posibilidad de elección entre diferentes partidos: En la RDA también se podía elegir entre diferentes partidos. A pesar de ello, sus críticos alegan que todos estos partidos pertenecían al Frente Nacional y defendían el mismo modelo de estado. Estas críticas son ciertas, pero también sirven para la RFA, ya que tras la ilegalización del KPD todos los partidos con representación parlamentaria defendían la constitución y el modelo de estado, así como las alianzas internacionales. Por tanto, las mismas críticas que se hacían a la RDA también servían para la RFA.

 

  • Libertad de viajar y de emigrar: Es cierto que en la RDA conseguir permiso para viajar a un país enemigo era bastante complicado (al menos hasta los 80), pero eso no quiere decir que no pudiesen viajar a otros sitios. De todas maneras, no se puede negar que en la RFA tenían más libertad de viajar que en la RDA.

 

  • Librarse de las dificultades de suministro: En la RDA todos sus ciudadanos podían permitirse una alimentación sana. Había productos que en la RFA eran más fáciles de conseguir, pero también ocurría a la inversa. Las únicas diferencias era que en la RFA podían elegir entre más marcas del mismo producto y que había gente que por cuestiones económicas no podía tener una alimentación sana y suficiente.

 

  • Librarse de la molesta propaganda: Para la burguesía y sus voceros difundir su ideología no es propaganda. Negar que en la RFA o en cualquier otro estado haya propaganda es una falacia.

 

  • Una atmósfera abierta: Esta es la típica afirmación que no se puede probar empíricamente (porque es una tontería), pero que si la niegas te miran mal; “Ahora me dirás que en la gris dictadura burocrática de la RDA había una atmósfera más abierta que en la RFA.” El único sentido que le veo es que se refiera a que en la RFA había más drogas, eso nadie lo niega.

 

  • No hay miedo a los funcionarios del partido: Me imagino que la gente que temía que la echasen del trabajo por sus ideas sí que tendría miedo a los funcionarios del partido. También tendrían miedo los jóvenes que sufrían la represión de la policía. Es más, cualquiera que tuviese una ideología progresista tendría miedo del 40% de funcionarios de la RFA que había pertenecido al NSDAP.

 

  • No hay muro ni tiroteos en él: En primer lugar, a pesar de que el muro lo construyo la RDA (el Pacto de Varsovia), éste rodeaba Berlín Occidental, que pertenecía a la RFA. Así que, aunque no fuera suyo, sí que había muro. En segundo lugar, algunos de los muertos en el muro fueron ciudadanos de la RFA o murieron a causa de disparos de los guardias occidentales. Así que también tenían tiroteos. Eso sin contar los manifestantes muertos por disparos de la policía.

 

  • Los problemas se pueden discutir: Otra afirmación hecha a la ligera. ¿Qué problemas? ¿Discutirlos con quién? En la RDA los trabajadores podían discutir entre ellos cómo querían gestionar las fábricas y los puestos de trabajo. En la RFA eso no era posible.

 

  • La existencia de una juventud inquieta que aspira a marcar su propio camino: Me imagino que se referirá a la juventud que era reprimida, encarcelada y asesinada, si no, no entiendo esta afirmación. Menos mal que Ernst Bloch es un filósofo “marxista”, porque si no diría que los argumentos que utiliza son bastante irracionales y acientíficos.

 

La posibilidad de cambiar de gobierno: En toda la historia de la RFA el gobierno sólo ha estado dirigido por dos partidos, la CDU y el SPD, que defienden el mismo modelo de estado, el mismo sistema económico y la ocupación estadounidense así como la pertenencia a la OTAN.

 

BREVE HISTORIA DE LAS ORGANIZACIONES COMUNISTAS EN LA RFA TRAS LA 2ªGM

(Traducción del prólogo del texto Analyse zur Situation der Kommunistischen Bewegung in der Bundesrepublik Deutschland (2014) de la organización Kommunistische Initiative)

[…] Para poder entender correctamente nuestro análisis, en primer lugar debemos echar un breve vistazo al pasado, al año 1945, cuando los Aliados, en especial la Unión Soviética, liberaron Alemania. El país fue dividido en cuatro zonas de ocupación: Al norte y al oeste los británicos, al sudoeste los franceses, al sur los EEUU y al este la Unión Soviética. Unos de los primeros partidos en ser refundados fueron el socialdemócrata SPD y el marxista-leninista KPD, dos partidos estrechamente ligados con el movimiento obrero.

Ambos partidos habían superado finalmente su larga y fatal desunión gracias a la lucha antifascista conjunta. Tenían claro que el imperialismo en Alemania nunca más podía volver a tomar el poder. Llevaron a cabo conversaciones sobre la cooperación entre ambos partidos. Se puso en marcha un potente movimiento obrero contra el rearme del militarismo alemán, que quería ser reactivado por el gobierno británico para formar un nuevo ejercito alemán contra la Unión Soviética. Las acciones antimilitaristas conjuntas del KPD y el SPD irritaron a los imperialistas británicos y estadounidenses, que prohibieron el trabajo conjunto de ambos partidos en el oeste.

Esto fortaleció la cooperación entre ambos partidos aún más y a partir de 1946 comenzaron conversaciones sobre la unificación. Mientras que en el este la Unión Soviética aplaudía y promocionaba este movimiento, en el oeste los gobiernos militares, primero el británico y después el estadounidense, prohibieron este tipo de encuentros y dividieron el SPD. La dirección progresista del SPD bajo el mando de Otto Grotewohl, proveniente de la zona de ocupación soviética, que había sido elegida en toda Alemania, fue prohibida en la zona occidental.

Los británicos y los estadounidenses formaron un SPD occidental anticomunista, el que nosotros conocemos y que ha existido hasta la actualidad como uno de los partidos baluarte del estado. No teniendo suficiente con esto, el partido antiimperialista CDU también fue dividido y su escisión occidental fue utilizada como cobijo para los antiguos miembros del NSDAP.

Mientras en el este el SPD y el KPD se unificaban, superando así por fin la división de la clase obrera, en el oeste se empezó a perseguir a los comunistas y a los socialdemócratas progresistas. En esa época se fundó primero la RFA y más tarde la RDA.

Mientras que la constitución de la RDA se decidió mediante un referéndum, la constitución del oeste fue dictada por los ocupantes. El cuento de la “democracia defensiva (werhaften Demokratie)” y una amnistía general para los nazis y los criminales de guerra abrió el camino para que los funcionarios nazis volvieran a ocupar todo tipo de puestos. El KPD, en cambio, fue prohibido en 1956 por ser un “partido enemigo de la constitución”.

Especialmente duro fue el XX Congreso del PCUS (1956) para el KPD. No fue posible discutir sobre este congreso y sus consecuencias, ya que el partido tuvo que concentrarse en como pasar a la clandestinidad. Muchos camaradas acabaron en la cárcel por “alta traición”, una ley de la época nazi que se había vuelto a implantar poco antes de la prohibición del KPD.

El revisionismo que empezó a formarse en el PCUS y en otros partidos de Europa Oriental y el hecho de que en el KPD no se pudiera discutir sobre ello, si se hizo fue sólo en pequeños grupos de base, condenó al partido al primer pequeño agrietamiento, que le repercutió también más adelante. En 1968, en el marco del fortalecimiento de la socialdemocracia en la RFA, la burguesía alemana y el PCUS discutieron la “readmisión de un partido comunista en la República Federal”, pero manteniendo en vigor la prohibición del KPD. La condición de Breznev, para abrir relaciones comerciales con la RFA fue ésta, el nacimiento del Partido Comunista Alemán (DKP) en Alemania Occidental.

A partir de entonces el movimiento comunista en la RFA se desintegró en casi 30 organizaciones y partidos que se autodenominaban comunistas, siendo para un observador exterior muy difícil comprender quién estaba a favor de qué. Por eso nos limitamos a las organizaciones más importantes de la actualidad.

Un par de observaciones finales antes de la introducción:

  1. En 1990 la RFA se anexionó la República Democrática Alemana. Con esta incorporación se sumó a la situación ya desconcertante de Alemania Occidental un movimiento obrero dividido y muy cambiado, con sus propias tradiciones, sensaciones y partidos, que había sido formado en el socialismo y que había experimentado el declive revisionista.

  2. Desde la contrarrevolución de 1989 hasta la actualidad ninguna organización comunista, ni en solitario ni a través de uniones, ha conseguido de nuevo tener una influencia apreciable en las masas proletarias de Alemania.

(N.T.: A partir de aquí el texto original hace un extenso análisis de las diferentes organizaciones comunistas de Alemania. Mis conocimientos sobre todas estas organizaciones no son tan amplios como para poder juzgarlas, así que os dejo un listado de ellas con enlaces a sus páginas electrónicas por si queréis más información. Si alguien quiere saber algo concreto, que me lo pregunte en los comentarios o en twitter (@laotraalemania), si la cuestión no escapa a mi conocimiento la responderé.)

Listado de los partidos y organizaciones comunistas más importantes que hay actualmente en la RFA:

Die KPD (Ost) (Partido Comunista de Alemania (este))

Arbeiterbund zum Wiederaufbau der KPD (Grupo de trabajo para la reconstrucción del KPD)

Freie Deutsche Jugend (FDJ) (Juventud Libre Alemana)

KPD-net

Die Marxistisch-Leninistische Partei Deutschlands (MLPD) (Partido Marxista-Leninista de Alemania)

Deutsche Kommunistische Partei (DKP) (Partido Comunista Alemán)

Secarts

Die Kommunistische Plattform (KPF) in der Linkspartei (Plataforma Comunista en el partido de la Izquierda)

Die Kommunistische Initiative (Iniciativa Comunista)

Antiguos soldados de la RDA por la paz (comunicado)

(Traducción del texto Ehemalige Soldaten der DDR für den Frieden (Aufruf) del blog Sascha’s Welt, publicado el 20 de julio de 2015, en plena campaña mediática contra Rusia)

El Ejercito Popular Nacional de la RDA (República Democrática Alemana) ha sido hasta la fecha el único ejercito de paz alemán. Su deber era asegurar la construcción del socialismo en la RDA y velar por que nunca más estallase una guerra en suelo alemán. Para los jóvenes de la RDA era un honor servir en este ejercito. El juramento de los soldados se realizaba en lugares significativos, como el memorial contra el fascismo de Buchenwald, tal y como se observa en la imagen. Hoy, más de 25 años después de la traición a la RDA llevada a cabo por las fuerzas contrarrevolucionarias de la URSS y la anexión hostil de la RDA por parte de la RFA (República Federal Alemana), se pronuncia la cúpula dirigente de las fuerzas armadas de la antigua RDA y advierte de una nueva guerra en Europa. Pide cooperación con Rusia en lugar de confrontación. En el encuentro de la Revolutionären Freundschaftsbundes (RFB, Unión de Amistad de los Revolucionarios) del 14 de junio de 2015 en Simmersberg (Turingia) se discutió sobre el actual riesgo de guerra por culpa de las políticas de los EEUU, la OTAN, la UE y la RFA y se decidió hacer público el siguiente comunicado.

Soldados por la paz

Como militares que han estado activos en la RDA en funciones de gran responsabilidad nos dirigimos a la opinión pública alemana con gran preocupación por el mantenimiento de la paz y la subsistencia de la civilización en Europa. En los años de la guerra fría, en los que, en el umbral de un conflicto abierto, experimentamos un largo periodo de militarización y confrontación, pusimos nuestros conocimientos y capacidades militares al servicio de la paz y de la defensa de nuestro estado socialista, la RDA.
El Ejercito Popular Nacional no tomo parte ni un sólo día en enfrentamientos militares y en los acontecimientos de 1989/90 tuvo especial cuidado en que no se empelase ni un arma. La paz fue siempre la máxima más importante de nuestro modo de actuar. Por esto estamos decididamente en contra de que el Factor militar sea de nuevo un instrumento determinante de la política. Sabemos por experiencia que los encendidos interrogantes de nuestro tiempo no se deben solucionar por medios militares.

¿De dónde proviene el riesgo de guerra hoy en día?

Aquí es digno de recordar que en la Segunda Guerra Mundial fue el Ejercito Soviético el que soporto la carga principal en la derrota del fascismo. 27 millones de ciudadanos de la Unión Soviética dieron su vida por esta histórica victoria. Es a ellos, así como a los aliados, a quienes va dirigido nuestro agradecimiento en el 70º aniversario de la liberación. Ahora constatamos que la guerra vuelve a ser un acompañante perpetuo de la humanidad. El nuevo orden del mundo, administrado por los EEUU y sus aliados, a conducido en los últimos años a guerras en Yugoslavia y Afganistán, en Irak, en Yemen y Sudán, en Libia y en Somalia. Casi dos millones de personas han sido víctimas mortales de estas guerras y decenas de millones han tenido que huir.

Los planes homicidas de los EEUU

Episodios bélicos han alcanzado de nuevo Europa. La estrategia de los EEUU aspira abiertamente a inhabilitar a Rusia como competidor y a debilitar a la Unión Europea. En los últimos años la OTAN se ha ido aproximando cada vez más a las fronteras de Rusia. Con el intento de incorporar a Ucrania a la UE y a la OTAN debería completarse el cordón sanitario, que abarcaría desde los estados bálticos hasta el mar negro, para aislar a Rusia del resto de Europa. Según los cálculos estadounidenses, de esta manera se dificultaría o se evitaría una alianza germano-rusa.

La histeria bélica y la persecución contra Rusia en los medios de comunicación alemanes

A fin de influir en la opinión pública en este sentido, se ha producido una campaña mediática sin precedentes, en la que políticos incorregibles y periodistas corruptos han tocado los tambores de guerra. En esta coyuntura, la República Federal Alemana debería jugar el rol de apaciguador. Esto lo demandan tanto la situación geopolítica de Alemania, así como sus experiencias históricas y los intereses objetivos de sus habitantes. Las demandas del Presidente Federal pidiendo mayor peso militar y la histeria bélica y la rusofobia, atizadas por los medios de comunicación, van en contra de esto.

El rearme militar de Europa. ¡Jugando con fuego!

La forzada militarización de Europa Oriental no es jugar con fuego, ¡es jugar con la guerra! Conociendo lasfuerza destructora de las guerras modernas y asumiendo nuestra responsabilidad como ciudadanos, decimos con total claridad: Aquí ya ha empezado un crimen contra la humanidad. ¿Acaso ya se han olvidado el gran número de muertes de la Segunda Guerra Mundial, la enorme destrucción en toda Europa, los flujos de refugiados y el interminable lamento de los hombres y las mujeres? ¿Acaso las últimas guerras de los EEUU y la OTAN no han traído suficiente miseria y se han cobrado multitud de vidas humanas? ¿No se comprende lo que significaría un enfrentamiento militar en un continente tan densamente poblado como el europeo?

Un escenario de guerra peligroso

Se utilizarían cientos de aviones de combate y drones armados, equipados con bombas y misiles, miles de tanques y vehículos blindados, sistemas de artillería. En el Mar del Norte, en el Báltico y en el Mar Negro habría choques entre los acorazados más modernos y en la retaguardia las bombas atómicas estarían dispuestas. Los límites entre el frente y la retaguardia se difuminarían. Millones de personas llorarían por sus seres queridos. Habría millones de víctimas. Europa se convertiría en un desierto lleno ruinas. ¿Se debería llegar tan lejos? ¡No y mil veces no!

Por eso nos dirigimos a la opinión pública alemana.

Hay que evitar un escenario de este tipo.

  • No necesitamos una retórica de guerra, sino declaraciones de paz.

  • No necesitamos operaciones en el extranjero del ejercito federal ni tampoco un ejercito europeo.

  • No necesitamos más medios para fines militares, sino más medios para exigencias humanitarias y sociales.

  • No necesitamos agitadores de guerra contra Rusia, sino más entendimiento mutuo y una convivencia pacífica.

  • No necesitamos depender militarmente de los EEUU, sino más responsabilidad propia por la paz. En lugar de unas “fuerzas de intervención rápida de la OTAN” en la frontera oriental, necesitamos más turismo, más intercambio de jóvenes y más encuentros amistosos con nuestros vecinos del este.

  • Necesitamos una Alemania pacífica en una Europa en paz.

  • A nuestros hijos, nietos y bisnietos les gustaría acordarse de nuestra generación por esto.

Porque sabemos muy bien lo que significa, alzamos nuestras voces contra la guerra y por la paz.

General del ejercito fuera de servicio (a.D.) Heinz Keßler
Almirante a.D. Theodor Hoffmann
Los Capitanes Generales a.D. Horst Stechbarth; Fritz Streletz; Fritz Peter
Los Tenientes Generales a.D. Klaus Baarß; Ulrich Bethmann; Max Butzlaff; Manfred Gehmert; Manfred Grätz; Wolfgang Kaiser; Gerhard Kunze; Gerhard Link; Wolfgang Neidhardt; Walter Paduch; Werner Rothe; Artur Seefeldt; Horst Skerra; Wolfgang Steger; Horst Sylla; Ehrenfried Ullmann; Alfred Vogel; Manfred Volland; Horst Zander
Vicealmirante a.D. Hans Hofmann
Los Generales de Brigada a.D. Olivier Anders; Heinz Bilan; Bernhard Beyer; Günter Brodowsky; Kurt Brunner; Heinz Calvelage; Sebald Daum; Willi Dörnbrack; Alfred Dziewulski; Johannes Fritzsche; Egon Gleau; Otto Gereit; Roland Großer; Peter Herrich; Karl-Heinz Hess; Günter Hiemann; Lothar Hübner; Siegmund Jähn; Günter Jahr; Manfred Jonischkies; Günter Kaekow; Johannes Kaden; Helmut Klabunde; Klaus Klenner; Raimund Kokott; Kurt Kronig; Manfred Lange; Bernd Leistner; Hans Leopold; Klaus Listemann; Heinz Lipski; Hans Georg Löffler; Rudi Mädler; Manfred Merkel; Günter Möckel; Dieter Nagler; Johannes Oreschko; Rolf Pitschel; Hans Christian Reiche; Fritz Rothe; Günter Sarge; Dieter Schmidt; Horst Schmieder; Gerhard Schönherr; Gerhard Seifert; Kurt Sommer; Erich Stach; Manfred Thieme; Wolfgang Thonke; Henry Thunemann; Walter Tzschoppe; Günter Voigt; Gerd Weber; Dieter Wendt; Klaus Wiegand; Heinrich Winkler; Heinz-Günther Wittek; Erich Wöllner; Werner Zaroba; Manfred Zeh; Alois Zieris
Los Contraalmirantes a.D. Herbert Bernig; Eberhard Grießbach; Hans Heß; Werner Henniger; Klaus Kahnt; Werner Kotte; Helmut Milzow; Gerhard Müller; Joachim Münch
En nombre de un gran número de coroneles y capitanes de la marina a.D. Volker Bednara; Frithjof Banisch; Bernd Biedermann; Karl Dlugosch; Thomas Förster; Günter Gnauck; Günter Leo; Friedemann Munkelt; Werner Murzynowski; Gerhard Matthes; Lothar Matthäus; Friedrich Peters; Helmut Schmidt; Fritz Schneider; Heinz Schubert; Helmar Tietze; Wilfried Wernecke; Rolf Zander; Oberstleutnant a.D. Günter Ganßauge

Más miembros del NVA (National Volksarmee, Ejercito Popular Nacional) de la filas de los oficiales, alféreces, suboficiales y soldados manifiestan su adhesión al comunicado

El retorno de Lenin

(Traducción de la entrada Lenin kehrt zurück del blog DDR-Kabinett-Bochum)

En septiembre se desenterró en Berlin-Köpenick la cabeza de 1’70 metros de altura de Lenin, perteneciente al monumento de 19 metros. Desde entonces se exhibe en la Ciudadela de Spandau en la exposición “Al descubierto. Berlín y sus monumentos”. A pesar de las protestas masivas, el antiguo alcalde de Berlín, Eberhard Diepgen (CDU), ordenó en 1991 que se desmontase el monumento, que había sido inaugurado en 1970 para celebrar el centenario del nacimiento del líder de la Revolución Socialista de Octubre. Las diferentes partes del monumento fueron enterradas de forma secreta en Berlín-Köpenick. El gobierno regional de Berlín siempre se ha pronunciado contra el desenterramiento, pero la presión de la opinión pública ha conseguido que al final lo consientan.

El Monumento a Lenin fue diseñado, a petición del gobierno de la RDA, por el entonces presidente de la Academia de las Artes de la Unión Soviética, Nikolai Tomski, y fue construido por un colectivo. El 19 de Abril de 1970, tres días antes del centenario del nacimiento de Lenin, fue inaugurado de manera solemne por el entonces presidente del Consejo de Estado, Walter Ulbricht, en la recién construida Plaza Lenin. A la ceremonia acudieron al rededor de 200.000 personas, entre ellas representantes de muchos países socialistas, delegaciones de empresas de otras ciudades de la RDA y una multitud de berlineses. El monumento fue construido con granito rojo ucraniano. Tomski esperaba que así hiciese contraste con las colinas del parque de Friedrichshain, que está al norte de la plaza.

Sólo un año después de que la RFA se anexionase la RDA y a pesar de las masivas protestas de la ciudadanía, el monumento a Lenin fue desmontado. Las quejas de la población y de los nietos de Nikolai Tomski no fueron escuchadas.

¡Tanto temían las autoridades de la RFA el recuerdo de Lenin!

Andreas Maluga

Experiencias en la frontera de la RDA

(Traducción de la entrada Erfahrungen an der DDR-Grenze del blog Sascha’s Welt)

arbeitermacht

La situación era ésta: en la República Democrática Alemana (RDA) la propiedad privada de los medios de producción había pasado a ser pública, se había expropiado a los propietarios de las fábricas, a los dueños de los grupos empresariales y a los latifundistas, pero en particular a los nazis y a los criminales de guerra. En 1974 se publicó en la RDA el libro ‘Seid euch bewusst der Macht (Sed conscientes del poder)’, en el que el escritor Günter Görlich anotaba sus experiencias en la frontera. En él relataba, entre otras cosas, que, cuando era un joven agente de la policía popular, vio cómo un camión de gran tonelaje se acercaba a la frontera entre la RDA y la RFA por una calle bastante deshabitada a la salida de Meerane (Sajonia) y, cuando los policías lo vieron, aceleró y cruzo la frontera. Poco después se supo que ese camión transportaba de manera ilegal textil y máquinas de gran valor de Sajonia a Alemania Occidental. “Nos quedamos en la barrera y la volvimos a bajar. El camión desapareció en la lejanía. Otra vez nos habían robado, otra vez nuestra economía había sido perjudicada. Nos quedamos ahí, abatidos, derrotados, llenos de odio. Este no era el primer suceso de ese tipo que habíamos presenciado. Ese día fue para mí una lección de un modo concreto de lucha de clases .”

Otro extracto de una historia fronteriza de Günter Görlich cuenta lo siguiente:

“Arrestamos a un ladrón de metal, llevaba en la mochila cables de plomo y cables de alta tensión. Dijo que se los había encontrado en una fábrica abandonada. Dijo que necesitaba dinero, que su padre murió en la guerra y que tenía que alimentar a su madre y dos niños. Un tipo joven, con cara franca y ojos azules e inocentes. Estuvo sentado en la celda mientras la investigación avanzaba. Cable de plomo. Lo robaban por toda partes. Los chatarreros de Berlín Oeste pagaban por el metal más de lo que realmente valía. Ellos sabían por qué.

Yo estaba sentado en el despacho de la comisaría. Entonces escuchamos gritos fuera. Era una fuga. Nuestra comisaría estaba no muy lejos del canal de Teltow. El tipo joven había cruzado el canal a nado, estaba al otro lado. Pronto se supo que no se había encontrado el cable, sino que lo había robado. Una parte importante de la empresa en la que él trabajaba había quedado fuera de servicio por culpa de eso. No tenía una madre pobre ni hermanos hambrientos, pero ojos azules e inocentes sí que tenía. Comentamos a menudo este suceso.

El tipo de los ojos azules era nuestro enemigo. Debimos haber tenido más cuidado. Cada vez que vacilábamos nos costaba materiales, se consumían nuestras fuerzas, animaba a otros enemigos. Fueron enseñanzas concretas de un modo concreto de lucha de clases al comienzo de los años cincuenta.

Entonces yo todavía no conocía la ‘Canción sobre el enemigo de clase’ de Bertolt Brecht, cuya estrofa final dice:

Da mag dein Anstreicher streichen
Den Riß streicht er uns nicht zu!
Einer bleibt und einer muß weichen
Entweder ich oder du.
Und was immer ich auch noch lerne
Das bleibt das Einmaleins:
Nichts habe ich jemals gemeinsam
mit der Sache des Klassenfeinds.

Das Wort wird nicht gefunden
Das uns beide jemals vereint:
Der Regen fließt von oben nach unten.
Und du bist mein Klassenfeind.

Por más que tu pintor retoque,
¡no va a tapar el desgarrón!
Uno de los dos perdura y el otro debe dejar su lugar,
o yo o tú.
Y sea que sea que aprenderé,
esto sigue siendo el abecé:
Jamás nada tendré de común
con el asunto del enemigo de clase.
No se encontrará la palabra
que un día nos una a ambos.
La lluvia corre de arriba hacia abajo.
Y tú eres mi enemigo de clase.

(Traducción tomada del Blog del viejo topo.)

Pero ahí hoy hay un joven guardia fronterizo y desde su torre observa la pacífica vida a ambos lados de la frontera. Allí pasan coches, las muchachas pasean, los niños juegan. ¿Dónde está el enemigo de clase?

Vi una buena película sobre el grupo guerrillero “Orquesta Roja”. Especialmente una de sus parte me impactó mucho: La vida en los temibles tiempos del fascismo en Alemania. También se mostraba como era durante la guerra. Era una vida colorida, aparentemente no muy desagradable. Y entonces la gente inofensiva, los pacíficos alemanes, se mudaban al este y penetraban hasta el Volga. Y una razón por la que pudieron avanzar hasta tan lejos fue que los trabajadores y campesinos del Ejercito Rojo no quisieron creer que los trabajadores y campesinos alemanes pudieran dejarse instrumentalizar de esa manera y fueran a atacar al país del socialismo. Pero tenían formación militar y atacaron. Fueron engañados, cegados, obligados, pero atacaron.

Ahora el guardia está en su torre y no puede pensar continuamente en eso, pero tampoco debe olvidarlo…”

Fuente:

Seid euch bewußt der Macht, Herausgegeben von Elli Schmidt,
Militärverlag der Deutschen Demokratischen Republik, Berlin 1974.

¡Hay una alternativa!

(Traducción de la entrada Es gibt eine Alternative del blog Sascha’s Welt)

A pesar de que hoy en día en la República Federal Alemana (RFA) hay muchas personas a las que les parece que no es posible una sociedad mejor que la actual, eso no es así. A pesar de que continuamente se intente  trazar una imagen de terror de la República Democrática Alemana (RDA) con mentiras y falsedades, la RDA era la Alemania justa. Con todas sus carencias y fallos, que por supuesto que tenía, pero era una alternativa histórica.

En su conocido discurso, al recibir el premio Stalin de la Paz en 1955, el poeta Bertolt Brecht describió la relaciones capitalistas:

En la sempiterna e inexorable lucha de clases por los medios de producción los únicos tiempos de relativa paz son los tiempos de la extenuación. No es que sea siempre una guerra destructora la que interrumpa la producción pacífica, sino que es la propia producción la que se fundamenta en el principio destructor de la guerra.

Durante toda su vida luchan los hombres en el capitalismo unos contra otros por su existencia. Los padres luchan por los hijos, los hijos por la herencia, los pequeños comerciantes pelean por su negocio contra otros pequeños comerciantes, y todos ellos luchan contra el gran comerciante. Los campesinos luchan contra los habitantes de la ciudad, los estudiantes contra los profesores, el pueblo lucha contra las autoridades, las fábricas luchan contra los bancos, los grupos empresariales luchan contra otros grupos empresariales. ¿Cómo podrían al final los pueblos no luchar contra los pueblos?

¿Cómo podría ser de otra manera? Brecht tiene una respuesta también para esto:

Los pueblos que han conquistado una economía socialista se han colocado en una posición inmejorable en lo que se refiere a la paz. Los impulsos de las personas se vuelven pacíficos. La lucha de todos contra todos se convierte en la lucha de todos en favor todos. El que beneficia a la sociedad se beneficia a sí mismo. Se recompensa a los que hacen cosas beneficiosas y no a los que hacen cosas perjudiciales. El progreso deja de ser exclusivo y los conocimientos ya no se le ocultan a nadie, sino que se hacen accesibles a todos. Las nuevas invenciones pueden acogerse con alegría y esperanza, en lugar de con espanto y miedo.

Hoy en día muchas personas consideran esto una utopía o un cuento, sobre todo los jóvenes que nunca han vivido el socialismo. No se pueden imaginar que esto fuera posible:

  • No había desempleo.
  • Todo el mundo tenía derecho a un trabajo.
  • Mismo sueldo por el mismo trabajo, igual para hombres o para mujeres.
  • Un sistema de asistencia sanitaria gratuito.
  • Guarderías gratuitas.
  • Mismas oportunidades de formación para todos, también gratuito.
  • Ninguna persona sin casa y eliminación de la usura en los alquileres.
  • Precios bajos y estables para las necesidades básicas.
  • Ninguna preocupación por el futuro.
  • Un ejercito que no iniciaba ninguna guerra.
  • Ayuda y protección mutua en lugar del todos contra todos.
  • Los nazis no tenían ninguna oportunidad.
  • Una tasa de criminalidad baja.
  • Nada de pobreza en la RDA y mucho menos pobreza infantil.
  • Nadie podía vivir a costa de otros.
  • Puesto que las empresas, las máquinas y la tierra eran propiedad pública.
  • Y no había parásitos, multimillonarios ni oligarcas.
  • Ciertamente la variedad de productos no era grande, aunque la había.
  • Pero tampoco teníamos todos los días el buzón repleto de propaganda.

¿Es un estado de este tipo posible?

Sí, es posible, la RDA y los demás países socialistas lo demostraron. Yo crecí, fui a la escuela, estudié una carrera y trabajé en la RDA. La RDA no era ningún paraíso, pero era la prueba de que una alternativa al capitalismo era posible. La RDA era el socialismo real.

¡Bienvenidos!

El objetivo principal de este blog es acercar la historia y el día a día de la República Democrática Alemana a los castellanohablantes. Para ello se publicarán traducciones de entradas de otros blogs, de artículos o de partes de libros. Eventualmente puede que también se publique otro tipo de contenido. Espero que sea de vuestro agrado.